Manejar nuestras emociones

Manejar emociones. Llegamos a este mundo sin un manual que nos diga cómo desenvolvernos, y así pasa nuestra vida: A veces estamos tristes, enfermos,  deprimidos y nos sentimos perdidos, sin saber cómo manejar la situación; sin ser conscientes de que, si aprendemos a manejar las emociones, podremos tener tranquilidad, felicidad, salud, prosperidad y, así, elegiremos la vida llena de salud, felicidad y abundancia que deseamos.

Las emociones son el lenguaje con nuestro interior; cuando estamos enojados, tristes, deprimidos, alegres, centrados, felices, enfermos; es nuestro interior que nos habla: Y eso es lo que creamos.

La sorprendente noticia es que, desde el manejo de las emociones podemos cambiar tristeza, miedo, enfermedad, escasez por alegría, amor, salud, felicidad, amor, abundancia. Si sentimos (y creemos) que algo o alguien nos molesta, no es ese algo o alguien que nos molesta; solo nosotros mismos nos sentimos molestos; mejor dicho: Elegimos enojarnos, molestarnos. Ejemplo, una amiga me decía: Ese niño me enoja cuando lo veo; yo le decía: no es el niño quien te enoja; te te enojas cuando ves al niño. No podemos depender de las situaciones que se nos presentan; la interpretación de los hechos es responsabilidad de nosotros mismos: Yo Soy quien elige. Las emociones manejan nuestra vida.

¿Cómo empezamos a manejar nuestras emociones?

Podemos tomar conciencia de nuestras emociones y cambiar: donde tengamos un pensamiento de tristeza, ponemos uno de alegría; cuando nos sentimos enfermos, recordemos, vivamos y disfrutemos del recuerdo y las imágenes mentales de cuando estuvimos sanos, llenos de energía; tengamos siempre presentes nuestros pensamientos felices. Empezamos ejercitándonos mentalmente; así iremos cambiando nuestras emociones para llegar a elegir lo que deseamos para nuestras vidas.

En la siguiente entrega veremos ejercicios que nos hacen manejar y mejorar nuestras emociones con el fin de que seamos más felices y lleguemos a sentirnos bien.

Ejercicios para Mejorar las Emociones

Emociones, ejercicios para mejorarlas. Con la práctica, podemos manejar nuestras emociones; así es como elegimos lo que queremos ser. Las vibraciones son el lenguaje con nuestro interior; cuando estamos enojados, tristes, deprimidos, alegres, centrados, felices, enfermos… es nuestro interior que nos habla: Y eso es lo que creamos.

Desde el manejo de las emociones podemos cambiar tristeza, miedo, enfermedad, escasez por el visualizar y sentir alegría, amor, salud, felicidad, amor, abundancia.

¿Cómo cambiamos nuestras emociones? Observando el pensamiento, puede ser de tristeza, miedo, u otro, y si es así, vamos a cambiar por uno de amor, alegría, valor, felicidad. Recordemos nuestros mejores momentos, cuando estuvimos alegres, nuestra graduación, el nacimiento de un hijo, el dia que fuimos a la playa, recordar a nuestros niños.

Cómo hacer un plan para mejorar mis emociones

1. Hagamos un plan para programar nuestras emociones

Con el fin de mejorarlas, tomando así el control de nuestras vidas. Vamos a elegir qué hacer para mejorar nuestras emociones.

Es solo un ejemplo, una idea, cada uno tendrá opciones y decisiones distintas.

  • Ver a menudo las películas que me hacen sentir inspirada, como La Cenicienta, El Rey León y otras.
  • Traer a mi sobrino los fines de semana y jugar con él, hacerlo reír.
  • Hacer un plan para ejercitarme trabajando en mi jardín: sembrar plantas de rosas rosadas y rojas.
  • Trabajar más a menudo en mi computadora.
  • Buscar y tener siempre en mi carro y en mi casa la música que me hace sentir bien.
  • Tener mis libros inspiradores junto a mi cama, para leer cuando vaya a descansar.
  • Vestirme de colores pasteles.
  • Así seguimos con nuestro plan.

2. Recordemos nuestros éxitos

busquemos las imágenes que tengamos de nuestros éxitos; busquemos esos recuerdos de nuestros éxitos. Los escribimos y, constantemente, si esas experiencias no son perfectas, cambiamos las palabras y la hacemos perfectas: No permitamos menos que la excelencia.

3. Encontremos inspiración

  • Mira películas inspiradoras,
  • lee buenos libros,
  • escucha música que te agrade,
  • canciones positivas.

4. Busquemos el motivo

Cuando sintamos alguna emoción que vemos como negativa, por ejemplo, estoy enojada, piensa

  • ¿Cuál es el motivo?,
  • ¿Qué situación activó esa emoción?
  • ¿Por qué estás enojado?

Esto con el fin de tomar la decisión de cómo vamos a interpretar los hechos y cambiar las emociones a positivas

  • ¿Cómo puedo transformar esta emoción para mi propio bienestar?
  • ¿Cómo puedo hacer trabajar esta emoción a mi favor?

Mira La Cenicienta…

Podríamos decir que la Cenicienta llevaba una vida con demasiados problemas; ella aceptó su vida; no dejó que las emociones de odio y venganza la dominaran creando así una vida triste, deprimida y amargada; no envío al subconsciente la “situación” aparente en la que vivía.

  • Ella soñaba con un mundo totalmente diferente (ésa era su realidad),
  • siempre tenía en mente pensamientos felices;
  • así llegó a ser lo que eligió, llena de paz, amor, felicidad, salud.

Para mejorar nuestras emociones podemos hacer ejercicios, con práctica podemos pasar de un estado de tristeza y otros de miedo a un estado de alegría, armonía y seguridad.

¿Cómo lo hacemos?

Existen numerosos ejercicios para mejorar las emociones, nos ocuparemos de pequeños trucos que nos ayudarán:

– Viendo películas divertidas,
– jugar con un bebé que queremos,
– acariciar a tu mascota,
– recordar ese viaje a la montaña en el que te divertiste,
– si te gusta hacer manualidades, maravilloso, házlo…

– Si te gusta observar las flores en tu jardín,
– trabajar en la computadora, música agradable y otros

[Perrito.jpg]  Las emociones son el lenguaje de nuestro interior

Algo muy importante es, pensar en nuestra meta, sentir y ver en nuestra imaginación que ya la hemos realizado.


Las emociones como espejo de nuestro estado interior.
Todo ese universo, ese sistema de creencias, muchas veces limitantes, que impiden la liberación de nuestro potencial real.
Desde la auto-observación hacia la sanación por medio del correcto enfoque. Mil Gracias por este mensaje aclarador y empoderador!

Iván Espinosa

Ver también: para saber más: Detener pensamientos negativos

7 Comments

  1. hERIBERTO Junio 16, 2008
  2. LUIS Febrero 22, 2010
  3. Jenry Marquina Febrero 20, 2011
  4. Gabriel Matias Febrero 22, 2011
  5. ELVIA FONSECA RIOS Junio 11, 2011
  6. rm Julio 20, 2011
    • Milagil Julio 21, 2011

Add Comment