Homenaje a todas las Mujeres de la Tierra

Permítanme hacer un homenaje a todas las mujeres de la tierra, pero permítanme que sea especial a un puñado de mujeres que he conocido recientemente y me ayudaron en unos momentos de mi vida muy delicados.

He pasado un mes en el pueblo donde nací y donde viven mis padres, operaron a mi mamá. Nada mas llegar conocí a Lucila, y a su hermana, Lucila era la compañera de la cama de al lado de mama.

Pase muchas horas allí y me contó su historia, era joven cuando paso la guerra, había visto a muchas mujeres como perdieron a sus hijos o maridos, como habían sufrido y trabajado para sacar a su familia adelante en una época tan oscura y penosa que le toco vivir a España. Este escrito está escrito por María Luz.
nuera día de las madres amor pensamientos

 A todas las Mujeres de la Tierra

Tanto ella como su hermana tomaron la determinación de no casarse nunca, aunque pretendientes no le habían faltado, eran dos mujeres bellísimas tenían unos ojos verdes como el mar.

El segundo día conocí a un ángel, de nombre Ángeles, era su sobrina, era un ser de luz, que cuando entraba en la habitación lo llenaba todo con su alegría.

A pesar de ser maestra nunca había ejercido, por dedicarse a cuidar a su suegra con alzhéimer, a su hermana esquizofrénica y a su madre con un brazo paralizado y con problemas de neurosis.

También había cuidado a su padre y me ayudo muchísimo con su experiencia ya que el problema de mi madre era muy parecido al que había tenido su padre.

Cuando dieron el alta a su tía, llego María, una ancianita encantadora de sonrisa sin dientes, y con cara de tortuguita, pero con una lucidez aplastante.

Después llego Isabel, a los 23 años se quedo viuda con una niña de 16 meses, que saco adelante trabajando mucho y sin ayuda de nadie, pero la caracterizaba una sonrisa y una cara de felicidad que no perdió en ningún momento a pesar de que le habían quitado un pecho, y tenia muchos problemas en un brazo.

Te puede interesar

Contado por mujeres

También comprendí mejor a la hermana de mama y mama misma, con sus historias de cuando eran niñas que no me habían contado nunca.

Un día uno de los mas tristes ya que me habían comunicado que lo de mama era cáncer, conocí en la parada del autobús una mujer de 90 años, como me ayudo aquel dia aunque ella no lo supiera…

Me hizo reír a carcajadas, me dijo que la habían echado del pueblo donde vivía…

-¿Quién la echó?

-Los bichos de las patatas…

-¿Cómo? los bichos…

-Si, hablaba con ellos y les preguntaba por que se comían las patatas, pero nunca le contestaron.

Un día les dijo, las patatas son mías, si queréis patatas trabajarlas vosotros.

Y se fue del pueblo.

También me dijo que cada día daba las gracias al que invento el teléfono, por que gracias a el podía hablar con sus hijos que estaban fuera.

¿Tú sabes quien invento el teléfono me dijo?

No me acuerdo, le conteste yo.

Que gran hombre y qué listo, me dijo. No la volví a ver más.

¿Saben? tiene mucha gracia que durante generaciones no hayan llamado el sexo débil yo solo vi fortaleza en cada una de las vivencias que me iban contando.

Afortunadamente la operación de mamá salió muy bien y los resultados de las pruebas determinaron que no había nada mas afectado y que tiene un pronostico magnifico.

Quiero lanzar al universo mi agradecimiento y felicitaciones a todas las mujeres, pero en especial a Lucila y su hermana, a María, a Isabel a mama y a mi tía, a Ángeles y esa abuelita que no se su nombre.

Felicidades a todas las mujeres de la tierra

Les quiero mucho

María Luz

Tags: ,