.

Mi mascota y la Ley de la Atracción

Mascota. Comencé a leer el libro El dinero y la Ley de la Atracción de Esther y Jerry Hicks, en el cual, además de enseñarnos a atraer dinero, nos habla como nuestra manera de pensar puede afectar nuestra vida, siendo nosotros mismos los responsables de cómo suceden las cosas a nuestro alrededor, así como del atraer o no las oportunidades que deseamos, enseñándonos a cambiar nuestro punto de atracción viendo los aspectos positivos en nuestro día a día.

Así, comencé a practicar el ejercicio de cambiar mis pensamientos, centrando mi punto de atracción en los aspectos positivos que veía a mi alrededor, en cosas tales como mi educación, trabajo, finanzas, entre otras cosas.

Poco a poco fui observando los resultados, viendo como todo comenzaba a fluir tal y como había deseado así como pensado anteriormente.
Mi mascota y la Ley de la Atracción

Mi mascota y la ley de atracción

Un día en la mañana, mientras estaba descubriendo como mi día era el mejor de todos los vividos hasta ahora, fui a guardar a mi cachorra en su casa, sin embargo, ella se mostró renuente a hacerlo, además, me percate que

  • ¡no había querido comer!

Así que, cambiando el hecho de que día a día veía como ella había comido menos y que, por alguna razón, no quería estar en su espacio, comencé a mostrarle mentalmente los aspectos positivos de mi mascota,  su casa, tales como que

  • tiene un sitio donde hacer sus necesidades,
  • tiene suficiente espacio para correr y jugar,
  • puede dormir en un sitio cómodo,
  • puede comer y beber,

en fin, le mostré a mi mascota el espacio maravilloso que tenía para vivir, así como también le mostré lo buena que es para ella su comida, además, me centré en lo buena cachorra que es ella,

  • es una buena compañía para todos,
  • hace sus necesidades en tierra,
  • puede llegar a ser muy obediente,
  • no ha destruido muebles y
  • se la lleva excelente con los niños,

pensando a su vez, que ella es capaz de comer su comida para perros, así que, al día siguiente, me quedé sorprendida como, sin darle la orden de que entrara a su casa, Luna entró automáticamente en ella, estaba emocionada de estar allí y se puso a oler todo su espacio, fue como si por primera vez conociera su casa, además, luego de colocarle la comida en su plato, ella comenzó a comerla sin parar, lo cual me dejó más sorprendida aún, fue como por arte de magia, esta situación se ha ido repitiendo día a día.

crear la realidad profesion imaginación metas

La Ley de La Atracción es verdaderamente sorprendente, todo sucede con tan solo cambiar nuestro pensamiento hacia las cosas, para mí fue más impresionante aún ver cómo, no solo funciona en diferentes situaciones y circunstancias, sino que también pude notar como mi mascota cambió su actitud hacia su casa con tan solo pensarlo, sin necesidad de regañarla ni indicarle lo que debía hacer: solo con concentrarme en los aspectos positivos.

6 Comments

  1. Andrés
    • Milagil
  2. alicia
    • Milagil
  3. Adriana
    • Ana Gil

Leave a Reply