<

La Meditación Trascendental®

En 1972, Maharishi Mahesh Yogi estableció el Plan Mundial para la Paz mediante la Técnica de la Meditación Trascendental® (Transcendental Meditation™); salió de los Himalayas porque vio que el mundo estaba inmerso en el sufrimiento mientras él experimentaba un estado de felicidad total.

Quienes lo conocieron personalmente aseguran que su personalidad los dejó profundamente impresionados, pues reflejaba una bondad absoluta, de respeto y gentileza para con todas las personas con quienes trataba; sembraba la Paz ahí donde llegaba.

La civilización occidental ha logrado un desarrollo tecnológico sin precedentes, mientras las personas se someten a niveles muy elevados de estrés; se han olvidado de cultivar el autoconocimiento, de lo que significan la paz y la felicidad verdaderas.

 Meditación Trascendental Transcendental Meditation

Método para lograr la paz individual y mundial

Maharishi trajo su técnica a Occidente, específicamente para ser practicada en medio del estilo de vida vertiginoso al que estamos acostumbrados, sobre todo en las grandes ciudades, y con la finalidad de ofrecernos su técnica para lograr la paz individual y mundial.

En Internet se encuentra una gran cantidad de entrevistas realizadas al maestro, donde explica acerca de su técnica y lo que ocurre en el cerebro de quien la practica. Dice, por ejemplo, que, mediante la práctica, el cerebro del meditador trascendental se vuelve progresivamente más coherente entre sus dos hemisferios; es decir, la persona empieza a actuar cada vez más espontáneamente de acuerdo con lo que considera, sabe o cree que es correcto.

La ciencia del ser y el arte de vivir es un libro publicado en 1963 por discípulos de Maharishi a partir de las grabaciones de sus enseñanzas. La edición en español se agotó hace muchos años, pero puede encontrarse en Internet para descargarlo. Lo recomiendo ampliamente.

En el prefacio a la edición en castellano, firmado por Luis Boiría Díaz, éste afirma que la práctica cotidiana de la Meditación Trascendental propicia

Meditación Trascendental como hacerEl desarrollo del potencial mental, de la memoria, de la inteligencia, de la claridad de los pensamientos y la creatividad, la mejora de la salud física y mental, el enriquecimiento de las relaciones humanas y sociales y, más recientemente, la mejora de la calidad de la vida urbana en 1,100 ciudades donde como mínimo existe el uno por ciento de sus habitantes practicando la Meditación Trascendental; todo ello ha sido corroborado ampliamente a través de la investigación científica realizada hasta ahora —más de mil estudios— en diferentes universidades de Europa, Asia y América.

Y el traductor de ese libro afirma en la nota número 1 al pie de página:

Desde la primera publicación de este libro, en 1963, la descripción del fenómeno de la Meditación Trascendental ha adquirido una dimensión totalmente científica.

Los resultados de la práctica cotidiana de la Meditación Trascendental son medibles y predecibles, lo que se ha demostrado mediante el método científico.

¿Cómo llegué a la Meditación Trascendental®?

En mi constante búsqueda por aumentar mi autoconocimiento, encontré el libro de Deepak Chopra Cómo crear salud, el cual me fascinó y leí de principio a un fin en dos días. En ese libro, Chopra comparte sus experiencias tanto con la Meditación Trascendental como con la forma en que conoció a Maharishi y se convirtió en su discípulo. Era mi primer encuentro con Chopra y su forma cautivadora de escribir. De inmediato me di cuenta de que eso era para mí por el resto de mi vida. Había terminado mi lectura un domingo por la tarde y anhelaba que amaneciera el lunes para ir a comprar un libro que me enseñara cómo meditar paso a paso con la técnica de la Meditación Trascendental.

Muy temprano, ese lunes ya estaba de regreso en casa, libro en mano, titulado, precisamente, Meditación Trascendental, dispuesta a aprender esa técnica; pero, ¡oh, desilusión!, el libro decía que la Meditación Trascendental no puede enseñarse en libros, no es posible enseñar cómo meditar paso a paso mediante esta técnica, sino que debe recibirse la iniciación de un profesor entrenado por Maharishi o por uno de los maestros que él preparó para formar profesores.

Seguí leyendo y muy pronto mi tristeza desapareció cuando descubrí que en las últimas páginas había un directorio de los centros donde puede aprenderse la Meditación Trascendental en las principales capitales de América y Europa. La dirección de México no proporcionaba un número telefónico, y aún no había Internet, así que atravesé la ciudad para llegar al domicilio indicado, donde me proporcionaron el número telefónico del profesor más cercano a mi casa. Recibí la iniciación la siguiente semana.

Mis experiencias con la Meditación Trascendental®

Meditación Trascendental Transcendental MeditationComo practicante cotidiana de esta técnica desde hace 24 años, escribo a partir de mi experiencia. He vivido muchos cambios favorables en mi carácter. Antes de recibir la iniciación como meditadora trascendental y empezar con la práctica, si bien solía ser alegre y amistosa, también llegaba a tener explosiones de ira, de las cuales me volvía consciente sólo después de serenarme; en la actualidad, puedo afirmar que hace años que no me ocurre eso, pues de inmediato, y sin proponérmelo, empiezo a considerar la situación y el punto de vista de la otra persona.

También hubo cambios favorables en mi salud; por ejemplo, con demasiada frecuencia me resfriaba, pasaba dos semanas enferma —con fiebre y demás síntomas— y dos semanas sana, para volver a empezar. Eso desapareció. Desde hacía una temporada había empezado a padecer insomnio, el cual también desapareció. Sin darme cuenta, empecé a ser más consciente de mi alimentación, aumentó mi energía y me sentía más alerta y concentrada en mi trabajo.

Era una época en la que, en ocasiones, me veía obligada a trabajar hasta altas horas de la noche en el cierre de la edición de algún libro o revista. Cuando sentía que el sueño y el cansancio me vencían, meditaba 20 minutos y continuaba renovada.

Aclaro que los profesores de meditación indican que se debe meditar únicamente dos veces al día: una por la mañana y otra por la tarde, con un mínimo de seis horas entre ambas. Sólo se puede practicar la Meditación Trascendental más de dos veces al día cuando se está guardando reposo absoluto por motivos de salud.

Confieso que violé esta norma unas cuantas veces. Cuando se lo conté a mi profesor, me advirtió que no debía hacerlo; me explicó que, entre otras, una razón por la cual no se debe meditar más de dos veces al día consiste en que el descanso que se experimenta al meditar es tan profundo que podríamos llegar a dormir menos de lo necesario, lo cual, aunque seamos meditadores, es nocivo para la salud.

Una experiencia más, que también vivieron los demás meditadores de un grupo que conformamos temporalmente luego de la iniciación, consistió en que todos afirmábamos que la gente a nuestro alrededor era más afectuosa y demostraba más confianza en nosotros: mejoraron nuestras relaciones familiares y sociales.

En ese grupo, había una pareja que parecía llevarse bastante bien, pero, al poco tiempo de iniciar la práctica, empezaron a discutir y a tener problemas al grado de que hablaron de divorcio. Sin embargo, después de unos pocos meses, regresó la paz a sus vidas. Según nos contaron, se dieron cuenta de que el trato entre ellos no siempre había sido justo; con la práctica de la Meditación Trascendental, dejaron de permitir, de manera espontánea, los pequeños abusos: empezaron a aumentar el conocimiento de sí mismos a un nivel más profundo.

En una de las reuniones de ese grupo en torno a nuestro profesor, éste nos contó una anécdota interesante e ilustradora de lo que hace la práctica de esta técnica. Él era amigo de una familia conformada por la madre, un hijo y una hija, ambos de algo más de treinta años de edad, que aún vivían con ella.

Algún tiempo después de que los hijos recibieron la iniciación y empezaron a meditar, la madre le comentó al profesor que a su hijo le había favorecido bastante la Meditación Trascendental, pues antes era muy rebelde y de trato difícil, y que ahora era muy amable y cariñoso con ella; en cambio, la hija, quien antes era muy obediente, se había vuelto rebelde.

Al hablar posteriormente con los hijos, el profesor descubrió que la madre era bastante machista —como muchas que conocemos—, por lo que era demasiado tolerante con el hijo y exigente con la hija, a quien le ordenaba que atendiera a su hermano.

La Meditación Trascendental propicia ésos y muchos cambios más. La experiencia de cada persona es única.

¿Cómo llegó Maharishi a Occidente?

En su búsqueda de un mayor autoconocimiento, los Beatles viajaron a la India a recibir las enseñanzas de Maharishi, quien los inició en la Meditación Trascendental, cuya práctica Paul McCartney continúa hasta la fecha, según ha comentado en algunas entrevistas. Como consecuencia de esa visita, la fama de Maharishi creció bastante y muy pronto viajó a Europa y América para compartir sus enseñanzas, como informó una nota del diario El País publicada con motivo del fallecimiento del maestro en 2008.

El costo de la Meditación Trascendental® (Transcendental Meditation™)

El precio que se paga por la iniciación de la Meditación Trascendental siempre se ha considerado un poco alto; cuando la recibí, sabía que se trataba de la mejor de las técnicas y pagué la cuota sin pensarlo dos veces; de lo que no tenía idea era de la cantidad de cambios tan positivos que me ocurrirían y que no hay precio que los pague. Si ahora que conozco los beneficios no hubiera recibido la iniciación, estaría dispuesta a pagar lo que me costó hace 24 años multiplicado por cualquier número.

Puedes encontrar en Internet la sede más cercana a tu casa. Tal vez tengas que viajar a otra ciudad para recibir la iniciación, pero te aseguro que valdrá la felicidad, que no la pena.

Los detractores de la Meditación Trascendental®

He encontrado muchos detractores de Maharishi y su técnica, especialmente en Internet, pero no sólo ahí, sino también en libros específicamente publicados con la finalidad de infamar a la Meditación Trascendental®. Recuerdo uno que cayó en mis manos y que dedicó todas sus páginas a “demostrar”, a partir de una investigación bibliográfica, por qué la Meditación Trascendental® era muy mala para los católicos. Citaba a un escritor que a su vez se había informado en otro y ése en uno más, y así sucesivamente… El propio autor no era practicante de la Meditación Trascendental, no la conocía de primera mano, y, por lo que afirmaban sus fuentes, tampoco ellos. ¿Cómo puede alguien pretender dar cátedra de algo que desconoce por completo?

Otra razón que aducía el libro aquel era que en la religión de Maharishi se adoraba a distintos dioses, totalmente ajenos al catolicismo, “la única religión verdadera”. ¿Qué relación tiene la religión de la persona con la técnica que enseña? Me parece que una comparación adecuada sería la de un enfermo del corazón que no acude a consultar al mejor cardiólogo del mundo porque éste practica una religión diferente a la suya; sería absurdo.

Conozco meditadores católicos, judíos, ateos. La práctica de esta técnica no tiene relación alguna con el credo del meditador. Además, es un hecho demostrado que los practicantes de la Meditación Trascendental empiezan a vivir su religión con una mayor profundidad y devoción. En La ciencia del ser y el arte de vivir, Maharishi afirma que no es conveniente, en ningún caso, que una persona cambie de religión.

Finalmente, es necesario advertir que en Internet hay videos en los que se pretende enseñar cómo meditar paso a paso mediante la técnica de la Meditación Trascendental, dan instrucciones que nada tienen que ver con lo que enseñan los profesores en la iniciación, quienes no piden que adoptemos la postura de flor de loto, sino que nos sentemos cómodamente en una silla o sillón con la espalda erguida y sin apoyar la cabeza; tampoco recomiendan que pongamos música de fondo ni incienso, o que hagamos afirmaciones antes de empezar. Es más, podemos meditar mientras viajamos en medio del ruido ensordecedor del metro o cualquier otro transporte, siempre y cuando estemos cómodamente sentados y con la cartera bien asegurada. Si lo deseas, puedes aprender de esas personas, pero sé consciente de que lo que enseñan no es Meditación Trascendental. Son falsos.

María Refugio Puente Anguiano
https://www.facebook.com/RedactArte/

También te puede interesar

 

Te agradecemos que nos comentes tus opiniones o experiencias con la Meditación Trascendental®. Por favor, comparte en las redes sociales para que más personas conozcan acerca de esta invaluable técnica.

Leave a Reply