.

Los Maestros de El secreto. Jack Canfield 3

Viene de: Los Maestros de El secreto. Jack Canfield 2

Bill Harris: Es realmente un desafío para la gente cuando van en la dirección en la que se están enfocando un montón en lo que no quieren y lo están obteniendo, el creer que están realmente haciendo eso y parte de ello es que están realmente inconscientes de lo que están haciendo en su interior que está creando esa realidad. Mucho de lo que hago es tratar de mostrarles ese proceso inconsciente para que puedan hacer: “oh”. Entonces empiezan a buscar en el interior de su propia cabeza, y darse cuenta de lo que están haciendo y el efecto que tiene. Sabes, la mayoría de las personas saben intelectualmente que la gente que ha estado en crecimiento personal, saben que las creencias se manifiestan en la realidad. Pero hasta que alguien miran en el interior de su cabeza y observa una creencia crear una cierta realidad, no lo saben realmente en un nivel vivencial. Es sólo información y yo veo gente todo el tiempo que asiente y sonríe mientras alguien como tú o alguien como yo, o alguna de las otras personas que conocemos expresan un cierto principio. Luego lo veo a ellos y al grupo tomarse un descanso y violando esos principios dos minutos después de haber asentido sobre ellos.

ángel siempre dice aménJACK CANFIELD: Bueno, tú y yo sabemos que la información no es suficiente para cambiar la conducta y que eso toma una experiencia. Eso es lo que Moishe Feldenkrais nos enseñó con su trabajo corporal y cuando el cuerpo y la mente vivencian algo mejor, naturalmente vas hacia allá. Quiero decir, si dormiste en una cama paradisíaca en un hotel de Westin y vuelves a tu cama desvencijada, pensarás: A mí me gustaría tener la otra cama. Así que, básicamente tendemos a movernos hacia aquello que experimentamos como mejor. Así que pienso que lo que yo hago en mis talleres, de todas maneras, es darle a la gente siete días de vivencias de lo que es vivir en un medio constantemente positivo, amante, auto-afirmante, que fomenta la toma de responsabilidad y la búsqueda de metas, que refuerza, y mientras la gente hace eso, empieza ser internalizado y si les damos las herramientas para practicar, continúan.
Yo pienso que la otra cosa que diría es por qué amo la meditación tanto, y por años practiqué una forma llamada Vipassana, que es una técnica Budista de observar no sólo tus pensamientos, sino cualquier sensación. Dondequiera que vaya tu conciencia, observas tus pensamientos durante diez días consecutivos en un retiro y se te hace muy claro que la mayoría huelen mal. Es realmente negativo, entonces empiezas a volverte cociente e intencionado sobre ello. La mayoría de nosotros estamos tan fuera de conciencia, no estamos ni siquiera dándonos cuenta de que pensamos.

Así que, el concepto de meditación día tras día, tras día y aprendiendo a estar en la posición del testigo y el observador y luego empezando a darse cuenta, espera un segundo, sólo porque un pensamiento está entrando, yo no tengo que tomar ese bote y seguir por ese río. Yo lo puedo dejar ir y ahora puedo elegir pensar un pensamiento más consciente. Uno de mis maestros dijo que es el único, que es el objetivo más elevado, es como nos sentimos. Nuestros sentimientos están creados por nuestros pensamientos. Así que, no nos estamos sintiendo bien, no estamos obteniendo lo que queremos y la única pregunta para hacer es: ¿Qué pensamiento me haría sentir mejor?” ¿Qué pensamiento me haría estar más cerca de mi meta?

Bill Harris: Sí, yo creo que la conciencia es como el pilar de toda la cosa. Una de las cosas que enseño es que sólo puedes crear algo que no te sirve si lo haces inconscientemente. Si realmente observas la creación de algo que te es dañino, observas lo que haces adentro tuyo para crearlo, realmente no puedes terminar de crearlo. Así que, mientras las personas se mantengan inconscientes, pueden seguir haciendo las cosas terribles que se hacen durante toda su vida, pero una vez que tiene conciencia, y Vipassana es ciertamente una forma de hacerlo, las personas lo hacen de forma acelerada cuando usan Holosync todos los días.

JACK CANFIELD: Oh, sí, sabes, mencioné que esto fue hace años. Yo uso tus grabaciones de Holosync ahora y son fabulosas, pero cuando empecé fui a un retiro de 10 días y salí y no podía creer cuán diferente era mi vida.

Bill Harris: Oh, sí, Vipassana es maravillosa.

JACK CANFIELD: Obtienes cartas todos los días acerca de cuán diferentes son las vidas de las personas desde Holosync. Absolutamente.

Bill Harris: Sí, cuando prestas atención a lo que está pasando en tu cabeza, repentinamente empiezas a hacer las conexiones entre lo que ocurre en tu cabeza y lo que se está creando en la realidad, y eso es grande. De hecho, yo pienso,  y te lo iba a preguntar, que hay 60 o más principios del éxito en tu libro, Los principios del éxito, yo te iba a preguntar cuál creías vos que es el principio fundamental, pero yo diré que para mí el fundamental es la conciencia. Una vez que tienes conciencia, todo se ubica en su lugar.

JACK CANFIELD: no, es verdad. Mi primer capítulo es sobre la responsabilidad. Asume un 100% de responsabilidad sobre tu vida y serás certero, porque, yo solía enseñar esto, no puedes asumir la responsabilidad de aquello sobre lo que no tienes conciencia. En otras palabras, si yo estoy pisándote el pie y no soy consciente de ello y, en un cierto nivel, no voy a cambiar mi conducta, pero tan pronto como me digas Eh, me estás pisando y yo me doy cuenta de ello, ahora tengo una opción. Antes no tenía opción. Ahora tengo una elección, o quedarme pisándote el pie, o dejar de hacerlo.
Así que las personas están teniendo toda clase de conductas autodestructivas. No son conscientes de que en ciertas maneras que interactúan con la gente hacen que la gente se sienta repelida. No son conscientes de que en la manera en que interactúan con el dinero tienen menos en lugar de más, así que en cada área en la cual puedas incrementar la conciencia, incrementas la elección. Por eso amo leer libros. He aprendido un montón acerca de finanzas y liderazgo, cosas de las cuales no tenía conciencia y cuando reflexioné sobre ellas y las apliqué a mi propia vida hizo una diferencia enorme.

Bill Harris: Entonces, ¿dirías tú que esto de asumir la total responsabilidad por lo que creas es el principio fundamental?

JACK CANFIELD: Bueno, sabes, yo lo puse primero en el libro porque pienso que lo es, pero iría más atrás y tendría que conceder lo que dijiste recién, que tienes que estar consciente. Si no eres consciente de que eres responsable, entonces no puedes asumir la responsabilidad. La primera cosa es que tienes que ser consciente de estos principios.

Son leyes universales y principios universales que han sido codificados en religiones y que han sido codificados en psicología, PNL en todas las prácticas diferentes que existen en el mundo y si los estudias y los aprendes y luego actúas de acuerdo con ellos, quiero decir, por ejemplo, si ahorras el 10% de cada dólar que ganas o te dan, no puedes evitar ser rico, aunque sólo ganes 25,000$ al año, serás millonario cuando llegues a los 65 si inviertes en algo. Eso es algo que yo nunca aprendí hasta que llegué a los 40. Nadie me lo enseñó. Así que hay leyes así, como la ley de la reciprocidad, lo que das regresa a ti. Hay una ley de probabilidad. Cuánto más trates, más posibilidades de ganar. Cuántos más libros leas, más probablemente uno cambiará tu vida, la mayor cantidad de llamadas que escuches, más probabilidad de que escuches algo que mejorará tu relación, así que la idea de la investigación abundante, la exposición abundante a nuevas ideas incrementa la posibilidad de que algo ocurra que sea bueno. Así que, lo que quiero decir, están todas estas leyes universales que, si las conoces y eres consciente de ellas las puedes utilizar. Si no eres consciente de ellas, entonces obtienes el beneficio negativo. Funcionan, pero funcionan en contra porque te estás enfocando en lo negativo.

Bill Harris: Sabes, me gustaría oír tus pensamientos sobre otra cosa que se me acaba de ocurrir ahora también. Una de las cosas que ocurren con frecuencia cuando le das a la gente un atisbo de cómo están creando su realidad, particularmente si están creando algo que no es placentero para ellos y haciendo crónicamente, es que sienten vergüenza. Se sienten estúpidos por haber hecho eso, e incluso llegan a negarlo porque no quieren admitir que lo han estado creando. De alguna manera, toman el hecho de que están creando algo negativo como un comentario sobre quienes son como personas, en lugar de que sólo tuvieron la estrategia equivocada.

JACK CANFIELD: Bueno, cuando estábamos creciendo, todos aprendimos desafortunadamente, que cuando te agarraban haciendo algo equivocado te castigaban y eso quería decir que eras una mala persona, ve a tu habitación, no puedes salir por una semana, lo que fuera. Así que aprendimos a evitar que nos agarren y entonces, desafortunadamente, hemos aplicado eso a nuestra propia auto conciencia, sabes, encontrarnos a nosotros mismos teniendo conductas auto destructivas .Yo solía hacer talleres para padres y siempre decía en el comienzo:

Miren, les voy a enseñar un montón de maneras en las cuales inconscientemente los padres destruyen la autoestima de los hijos y les voy a enseñar un montón de maneras de parar eso y les voy a enseñar un montón de maneras para aumentar la autoestima de sus hijos.

Tienes una elección, puedes sentirte mal porque has hecho eso, o puedes celebrar que ahora te das cuenta que no tienes que hacerlo más. Entonces, le enseño a las personas a celebrar la nueva conciencia y empezamos a crear como lo queremos. No te castigues por la forma en que solías hacerlo porque yo creo que uno de mis grandes maestros dijo una vez: Siempre estás haciendo lo mejor que puedes con la conciencia, las habilidades y los recursos que tienes y siempre fue así. Literalmente, lo podrías haber hecho mejor su hubieras podido, pero te faltó algo de conciencia. Te faltó alguna habilidad. Te faltó algún recurso, pero ahora tienes una nueva conciencia, tienes una nueva habilidad, tienes un nuevo recurso, entonces puedes hacerlo mejor y las personas eligen hacerlo mejor cuando pueden. Así que nunca culpamos a las personas por su pasado, simplemente decimos:

Estabas haciendo lo mejor que podías con la conciencia, las habilidades y los recursos que tenías. Ahora tienes nuevos recursos, hagámoslo mejor.

Bill Harris: Sí, lo sé, yo solía decirle siempre a la gente cómo estaban inconscientemente creando su realidad y luego se me ocurrió agregar que la estaban creando inconscientemente e inintencionadamente, porque nadie crearía intencionadamente pobreza para ellos mismos, o sentirse mal, o sentirse solo, cosas como esas. Nadie crearía eso intencionadamente.

JACK CANFIELD: No, la gente está siempre intentando hacer eso que piensan que los hará sentirse mejor. Un miembro de una pandilla en una calle en el sur de LA, que está robando una tienda lo hace porque cree que lo hará sentirse mejor. Va a tener dinero, va a tener el respeto de la pandilla, etc. El problema es que no tiene la misma conciencia ética que tú y yo tenemos. No tiene las mismas habilidades, porque es disléxico, lo echaron de la escuela, sus padres murieron, tiene algún daño cerebral, o lo que sea. En otras palabras, está haciendo lo mejor que puede para satisfacer sus necesidades psicológicas y físicas básicas y cuando le demos mejores habilidades y recursos y conciencia a través de la educación y la rehabilitación, elegirá mejor, pero no podemos esperar eso a menos que tenga nuevas habilidades, recursos o herramientas.

Bill Harris: Bueno, y cuando mirar a tu alrededor en tu comunidad, en tu vida y no ves muchas opciones diferentes, quizá robar una tienda parece ser una de las mejores opciones.

JACK CANFIELD: Sí, y para algunas personas puede ser la única opción que se les presenta con la solución para el problema. Desafortunadamente, nuestra sociedad no es muy buena, especialmente en nuestra ciudad interna y los colegios urbanos, en darles el poder necesario a los chicos con las herramientas que necesitan así sea la conciencia Holosync o la clase de cosas que enseño sobre los principios del éxito para darles las habilidades y recursos para ser realmente capaces de salir al mundo y ser efectivos.

Bill Harris: Así que, dime un poco más acerca de esta idea que mencionaste antes para otro libro.

JACK CANFIELD: Bueno, hemos estado hablando sobre ella todo el tiempo, básicamente pienso que el poder de nuestra mente es tanto más grande que el mero poder de nuestros esfuerzos físicos. Una persona que entrevisté recientemente dijo que una hora de trabajo mental vale 17 horas de trabajo físico en términos de producir resultados manifiestos en el mundo. Ahora, yo no tengo medios de validar esa afirmación todavía, pero un montón de personas que están espiritualmente conscientes y que han estado en este mundo de manifestación con menos esfuerzo, y hay un número de personas allí afuera enseñando eso ahora mismo- la ley de manifestación, leyes de…. ¿Cómo quiero llamarlas?

Bill Harris: ¿Abundancia?

JACK CANFIELD: Sí, sólo conciencia de prosperidad. Todo ese asunto de que básicamente parece haber una coherencia en el campo de la teoría que esa es la manera en que es. Así que , uno de mis grandes regalos ha sido siempre tomar las cosas que parecen lejanas y escribirlas de tal manera que la persona promedio viviendo en Iowa, Nebraska y Oklahoma pueda identificarse, así como la gente de la costa oeste, así que eso es lo que quiero hacer ahora. Yo lo he estado aplicando a mi propia vida con gran éxito así que quiero contar mi propia historia. Yo quiero entrevistar un montón de gente, tanto anecdóticamente y también gente que lo hace como su filosofía de vida. Tipos como lo que tú y yo conocemos, como Joe Vitale y otros. Y luego escribirlo de manera que la persona promedio lo pueda entender y aplicar.

Bill Harris: Sí, y yo pienso que un cambio realmente importante que necesita ocurrir en el mundo, es que más gente comience a entender esto. Hay demasiadas personas que se están creando vidas miserables para ellos mismos y no se dan cuenta que lo están haciendo. Es realmente vergonzoso. Sabes, mirando a esta cosa en Nueva Orleans, obviamente todo es muy trágico, pero una de las cosas que me sorprende es esto, es una observación superficial que puede no ser verdad pero es lo que se ve en televisión, se ve como un montón de estas personas no se sienten como… no hay modo de que puedan hacer algo entonces están como sentadas esperando que se les ayude.

JACK CANFIELD: Yo pienso que eso es verdad. Un montón de gente siente que no hay opciones. No tienen escenarios alternativos que puedan usar y otra vez, estamos mirando a un montón de personas en el fin de la escalera socioeconómica, muchos de los cuales no completaron sus estudios en la escuela, etc, así que volvemos a la falta de conciencia y falta de educación. Yo creo que es un gran llamado al despertar de la sociedad el ver cuánta gente está realmente en esa situación. Tendemos a olvidarnos de ellos, pasamos cerca de sus vecindarios en las autopistas y no nos ocupamos de ello, así que coincido contigo. Creo que es un comentario triste acerca del estado de conciencia de un montón de personas y , otra vez, no voy a considerarlas responsables , sino que todos nosotros tenemos que despertar en algún punto, esperanzadoramente, pero casi siempre no nos despertamos hasta que un maestro viene a nuestra vida o un evento como un huracán que puede ser un maestro y decir: Espera un segundo, quizá podamos hacer algo mejor que lo que hemos estado haciendo. Yo pienso que es una gran afirmación sobre la falta de preparación de nuestro gobierno tanto en el nivel estatal, local y federal que no planeamos para lo negativo. En otras palabras, tienes que tener una actitud positiva y enfocarte en lo que quieres, pero yo pienso que tienes que ser realista y decir, miren, no neguemos que van a ocurrir huracanes de categoría cinco y si ocurrieran, cómo vamos a manejarlos. Tú y yo estamos constantemente pensando acerca de si esto ocurre cómo lo vamos a manejar. Si hay un obstáculo para sobrellevar, cuáles son nuestras estrategias. Quiero decir, tú y yo aprendimos algo de Dan Sullivan llamado Círculos de estrategia, donde anticipas cualquier escenario negativo y produces tres cosas para sobrellevarlo, así que otra vez te enfocas en obtener lo que quieres.

Bill Harris: Sí, cada vez que hago algún tipo de proyecto aquí en Centerpointe, yo y algunas de las personas aquí, nos sentamos y pensamos en todas las cosas que pueden salir mal y alguna gente podría ver que nos estamos enfocando en lo negativo, pero tan pronto como pensamos en algo que puede salir mal, se nos ocurre cómo vamos a hacer para evitar que salga mal, como vamos a reaccionar si ocurre y eso hace que muchas cosas no se interpongan y así nos podemos mover hacia delante, hacia donde queremos. De última, nos estamos enfocando en el lugar adonde queremos ir , pero nos damos cuenta de que la mierda ocurre y si no estás preparado, te puede hacer mal.

JACK CANFIELD: Eso es absolutamente correcto y tienes que tener planes para contingencias y eso es lo que te permite dominar la situación.

Así es la vida, maravillosa, con solo cambiar la manera de verla la transformamos

La vida tiene opciones con Canfield.

Bill Harris: Bueno, es como dijiste, un montón de gente en el extremo inferior de la escalera es ignorada. A la gente no le gusta recordar que esas personas existen. Sabes, porque has hablado de ese grupo, una de las cosas queridas para mí es una organización llamada Self-Enhancement, Inc. (auto- resaltamiento) que es una organización en Portland, Oregon que ayuda a los niños en desventaja de la ciudad interior y su lema es

La vida tiene opciones

JACK CANFIELD: me gusta eso.

Bill Harris: Y eso es exactamente lo que hacen con esos niños. Les muestran que el pequeño número de opciones que ellos ven en esa comunicad ghetto no son todas las opciones y que las otras opciones de las que nunca han escuchado hablar, o si han escuchado hablar de ellas las han considerado imposibles para ellos, son posibles. Y luego por supuesto consigues más y más personas atravesando un programa como el que ellos tienen y saliendo por el otro extremo, yendo a la universidad y convirtiéndose en doctor o comenzando un negocio o lo que sea, luego otras personas que están en camino dicen, hey, otros lo hacen. Es factible.

JACK CANFIELD: Es tan cierto y yo pienso que esa es una de las cosas que, si alguien que está leyendo esto es padre, una de las razones por las cuales llevo a mis hijos alrededor del mundo, cada año vamos a algún otro país. El año pasado llevé a mi hijo de 14 años a España y a Londres y a Francia. Al final del viaje, dijo: Sabes, creo que me gustaría vivir en París por un año cuando me gradúe de la universidad o de la escuela. Esa opción no existió para él hasta que la vio así que queremos exponer a nuestros hijos a nuevas opciones. Cuando estaba enseñando en un secundario para niños negros en Chicago allá en los sesenta, muchos de esos niños nunca habían salido de tres cuadras a la redonda de su hogar. No habían ido ni al centro de Chicago. Literalmente pensaban que todo el mundo era negro, excepto la gente en la TV. Sabes, los llevábamos al zoológico, a la ciudad, para que vieran otras opciones accesibles para uno. Así que tenemos una responsabilidad con nosotros mismos a llevarnos a lugares a los cuales nunca hayamos ido y exponernos a personas nuevas, a ideas nuevas, a culturas nuevas, a nuevos tipos de música, etc, así estamos viendo constantemente cómo podemos expandirnos en esas arenas.

Bill Harris: Absolutamente. No podría estar más de acuerdo contigo. Sabes, para mí lo más Ah de esta conversación ha sido lo que dijiste hace un rato, que no puedes ser responsable de algo de lo que no eres consciente.

JACK CANFIELD: Correcto.

Bill Harris: Para mí, quiero decir puedo dar vuelta eso y pensar: Oh, sí, yo he estado diciendo eso de otra manera durante mucho tiempo, pero del modo que lo dijiste, fue como una nueva idea para mí y pienso que esa es una afirmación brillante. Espero que no te importe si la robo y se la enseño a la gente.

JACK CANFIELD: No me la puedes robar porque te la estoy dando.

La vida tiene opciones, veamos.

Bill Harris: Ok, está bien. Bueno, estamos llegando al final de nuestro tiempo y estaba esperando que quizá podrías, ya que esto es por lo que eres más conocido, quizá podrías terminar contando un par de tus favoritas historias de Chocolate caliente para el alma.

La vida es maravillosa.

JACK CANFIELD: Seguro. Déjame pensar un minuto por que no había planeado hacerlo, pero estoy seguro que algo se me va a ocurrir.

Voy a compartir dos historias de la vida con ustedes. Una sobre el poder del amor y la otra sobre el poder de creer que puedes hacer cualquier cosa.

Una de mis historias de la vida favoritas de todos los tiempos estuvo en el primer libro de Chocolate Caliente para el Alma y se llamó Cachorritos a la venta. Es sobre un niño pequeño que va caminando en un centro comercial y ve un cartel en una tienda, no una veterinaria, y dice Cachorritos a la venta. Así que entra y le pide al dueño si puede ver los cachorros y le pregunta cuánto cuestan.
Le dice el dueño: Bueno, yo tengo como seis y los estoy vendiendo desde 25 a 50 dólares dependiendo del perro.
El pequeño dijo Oh, bueno, ¿puedo verlos?.
El dueño dijo que sí y silbó y del fondo de la tienda vino esta perra llamada Dama con cinco pequeñas bolitas de piel detrás de ella.
El niño se dio cuenta de que uno de los cachorritos estaba rengueando y dijo: ¿Qué le ocurre a ese perrito?
El dueño le dijo: Bueno, ese perrito, cuando nació lo hicimos examinar y la articulación de su cadera está malformada y nunca va a poder correr, saltar y jugar como los otros perritos.
El pequeño dijo: Ése es el que quiero. ¿Cuánto cuesta? El dueño dijo: Realmente no quieres ese perro. El dijo: Realmente lo quiero. ¿Cuánto cuesta?
Y le dijo el dueño: Bueno, si realmente lo quieres, te lo daré gratis.
El niño dijo; No, señor, ese perro vale tanto como los otros y le pagaré todo su precio. Y buscó en su bolsillo y sacó $1.87. Le daré $1.87 y le daré 50c por semana hasta que termine de pagarlo.
El dueño dice: Hijo, no me estás escuchando. Eso cachorrito nunca será capaz, en la vida de correr, saltar y jugar contigo como los otros.
El niño se levantó la pierna del pantalón revelando una pierna izquierda malformada con un aparato metálico alrededor. Lo miró al dueño a los ojos y dijo. Bueno, vea señor, yo no corro muy bien y este cachorrito va a necesitar a alguien que lo entienda en la vida.

La vida es así, maravillosa.

Ahora, esa historia, que recién les compartí, quiero compartirles un pequeño envoltorio de la misma: una mujer vino a verme en una conferencia hace como dos meses y me dijo que había sido una mujer sin hogar viviendo en la calle. Estaba por suicidarse, por terminar con la vida. Ya había elegido el lugar en las vías del tren en el cual se iba a matar. Estaba embarazada y descripta por los locales como mentalmente enferma. Estaba comiendo de la basura detrás del Mac Donald’s y pasó por una biblioteca el día anterior al día en que iba a terminar con la vida y dijo:
Si hay una solución a mi problema puede estar en un libro. Entró y justo estaban colocando una mesa con libros inspirativos y había uno llamado Chocolate Caliente para el Alma. Ella dijo: Lo levanté y fui a una mesa y empecé a pasar las hojas y encontré la historia ‘Cachorritos a la venta’ y comencé a leerla. Y dijo:Cuando terminé de leer la historia, me puse a llorar y me di cuenta de que el cachorrito estaba roto, pero eso no quería decir que no fuera valioso. Dijo: Me dí cuenta de que yo soy como el cachorrito. Sólo porque estoy rota, eso no quiere decir que no sea valiosa: Dijo que desde ese día decidió no terminar conla vida. Fue y consiguió ayuda. Ahora tiene una casa, creo que en Cleveland, o Columbus, Cincinnati, una de esas de Ohio. Ahora de dedica a llevar otras personas sin hogar a esa casa y trabaja con ellos. Es una oradora profesional y ha estado en televisión. Así que el poder sanador de esa historia es muy sorprendente.

Así es la vida, maravillosa, con solo cambiar la manera de verla, todo se transforma.

Leave a Reply