Tenemos la facultad de elegir

Podemos elegir. A veces vivimos ciertas circunstancias que aparentemente no son controladas por nosotros, podemos realizar determinadas acciones o ser de una manera porque “la vida nos ha llevado a esto”.

¿Estás seguro que ha sido así?

Eliminemos esas programaciones mentales, busquemos lo que nos gusta en el mundo, vamos a elegir lo que queremos.Tenemos la facultad de elegir

 Podemos elegir conscientemente

Siempre hay un punto inicial en el cual tenemos la facultad de decisión ser o no ser, actuar o no actuar, tenemos diferentes caminos por los que nos lleva la vida, sin embargo, en ocasiones somos incapaces de apreciar el hecho de que podemos elegir el camino a seguir.

Muchas ocasiones podemos escuchar o solemos decir algunas palabras.

Soy así porque me criaron de ese modo.
Lo hago igual desde hace muchos años.

Soy así porque mi papá y/o mi mamá es (son) de esa manera.
Lo hice porque debía (o tenía que) hacerlo.
Ahora lo hago porque eso es lo dicta la sociedad.
Estoy donde estoy, en este mundo, porque solo sirvo para esto.

Transitamos la existencia creyendo que nuestro pasado o las circunstancias nos condicionan a elegir un camino determinado, cuando la verdad es que nosotros lo elegimos, tenemos esa virtud, podemos escoger con quien deseamos estar, la pareja que queremos tener, la carrera que queremos estudiar, la vida que actualmente tenemos.

Seamos conscientes de una vez de lo que quiere el alma, de nuestro derecho, satisfagamos lo que en verdad deseamos, supongo que en este momento podrías pensar “es complicado” y ¿Estás seguro de que lo es?, nosotros somos quienes tenemos las riendas de nuestro destino, vamos a dirigirlas ya que nosotros somos los responsables principales de las circunstancias actuales, dejemos los sacrificios y preocupémonos por nuestro bienestar, por lo que en verdad es mejor.

Tenemos la facultad de decidir

Si haces una actividad, haces un gesto, das un regalo, hazlo porque en esa forma lo quiere tu alma, no por demostrarle algo a otra persona, conéctate con tu alma y pregúntale

¿Qué quieres hacer hoy?

Ella te responderá cariñosamente con lo que desea, verás como todo a tu alrededor comienza a cambiar para bien. Y todas esas oportunidades porque Tenemos la facultad de elegir.

Elige de nuevo, elige ser feliz

Somos quienes elegimos.

Gran parte de la vida consiste en elecciones, incluso dicen que desde antes de nacer elegimos ¡quienes serán nuestros padres!

Vivimos continuamente eligiendo, tomando diferentes decisiones muchas de las cuales pueden llegar a ser trascendentales en nuestras vidas, así, las siguientes palabras son una pequeña reflexión acerca de las elecciones.

Elige de nuevo, elige ser feliz

Voy a elegir mi destino

Hoy elegí dejar de soñar y comenzar a alcanzar mis sueños

Elegí…

  • dejar de ver el bosque desde afuera para apreciarlo por dentro
  • apartar mis miedos y transitar el camino de la mi destino
  • tomar la mano de Dios y confiar en su guía
  • confiar en mi Ser y en mis capacidades
  • vivir el presente y no esperar al mañana
  • dejar el pasado atrás y aprender más sólo lo que mi Espíritu necesita para crecer
  • perdonar
  • dejar con el pasado el rencor que pudiese aguardar
  • enfocarme en lo que yo quiero y no en lo que los demás desean
  • ser feliz, sin importar lo que esté en mi exterior.
  • andar por este camino, el que más me agrada
  • que aquel que me lleva a la Dicha y a la Paz absolutas
  • aquel que me ayudará a avanzar día a día
  • si se despeja mis miedos y ayuda a despertar
  • a disfrutar mi derecho divino
  • quitarme el velo y darme cuenta de la abundancia, la luz y la prosperidad que ya tengo
  • cualquier circustancia que se me presente, ahora mismo a disfruto.

Somos ricos y no los sabemos.
Tenemos abundancia y no nos hemos dado cuenta.

Somos felices y creemos no serlo.
Tan solo una oración te ayudará a darte cuenta de la herencia que Dios te ha dado.

Esta es la universidad de la vida.

One Response

  1. Ruben

Leave a Reply